Navidad a bordo{Comentarios desactivados en Navidad a bordo}

Para un gañanazo de tierra adentro como servidor, la idea de pasar las fiestas navideñas en un barco suena, aparte de remota y algo inquietante, realmente fascinante. Suena a lujo oriental. Y hasta cierto punto lo es, dependiendo de la embarcación, claro, pero un lujo con precio asequible. Incluso para alguien como yo, que no distingo la proa de una gaviota, ya que hay barcos sencillitos… Y que con no moverlo, santas pascuas.

Claro, que algunos miembros de la familia puede que no compartan mi entusiasmo… Todo suena mejor si decimos que estaremos en el puerto deportivo de, por ejemplo, Tarragona. Con ello tendremos nuestra estancia en un barco, pero además acceso a todas las facilidades del puerto, y una ciudad rica en entretenimientos, cultura y gastronomía a tiro de piedra. ¿A que ya no suena a imbecilidad completa?

puerto deportivo

Lo que he dicho antes de que con no moverlo basta era una pequeña licencia literaria. Hay barcos de pequeño tamaño que no requieren título de patrón (carnet de conducir barcos, diríamos allá en el pueblo); pero incluso en esos casos, si no queremos meternos en líos, es mejor limitarnos a hacer lo que veníamos: la frivolité de pasar las fiestas en un ámbito diferente.

Ya me estoy viendo… Con cien cañones por banda…

En cuanto a los precios, depende mucho del tipo de barco, pero puede decirse que un alquiler de tres días puede ir desde 400 a 2500 euros. Claro, varía mucho el precio en función del número de plazas disponibles, las facilidades que ofrece el barco, sus prestaciones como medio de transporte en sí mismo… Pero, en definitiva, puede decirse que no sale mucho más caro que un hotel normal y corriente.

Como un hotel normal y corriente, pero con el encanto del puerto deportivo de Tarragona y las muchas facilidades que ofrece a sus usuarios: sanitarios, restaurantes, zonas de actividades, servicios médicos de emergencia… Todo ello en un entorno y un clima envidiables. Y si no, echad un vistazo a las previsiones climatológicas de los próximos días en Tarragona… Igualito que aquí, en el pueblo, que llevo dos pellizas.

Así que es sólo una idea, pero por una vez que hagamos algo distinto en Navidad no va a pasar nada. Yo voy, desde luego. Pero, aparte de que nos veamos o no y nos saludemos de barco a barco, lo importante es intentar disfrutar de estas fiestas y pasarlas en la mejor compañía posible. Hasta el año que viene…