El Puerto de Tarragona realizará una exposición fotográfica sobre el Far de la Banya{Comentarios desactivados en El Puerto de Tarragona realizará una exposición fotográfica sobre el Far de la Banya}

Recientemente ha tenido lugar el I Concurso de Instagram convocado por el Puerto de Tarragona. En el han participado veintiocho personas que han presentado un total de treinta y ocho fotografías que han tenido como protagonista al Far de la Banya (Faro de la Baña en castellano).

Josep Andreu, presidente del Puerto de Tarragona, ha entregado esta semana los premios a los ganadores del concurso. El primer premio ha recaído en Ricard Giralt con la fotografía que lleva por título  ‘Blaufar’. El segundo  puesto ha sido para Silvia Sallago con su obra  ‘Capvespre…’ y el tercer puesto ha correspondido a  Adrià Martínez por su fotografía ‘Light far’.

El Puerto de Tarragona realizará una exposición fotográfica

Tanto las fotografías ganadoras como el resto de las que han participado en el concurso serán expuestas al público próximamente para que puedan verse por todos los interesados.

Un faro emblemático

El Far de la Banya está situado en el parque natural de los Alfaques, en el Delta del Ebro. Está muy cerca de la famosa playa de Trabucador. Actualmente la torre del faro se utiliza como observatorio y contoneo de los animales del parque, principalmente de las aves, grandes protagonistas del mismo.

En esta zona ha habido históricamente mucho tráfico marítimo pero había abundantes temporales que causaban el naufragio o encallamiento de numerosos barcos de mercancías que pasaban cerca de la costa. En 1847 se aprueba el primer  “Plan de Alumbrado Marítimo de España” dónde se recoge la necesidad de crear un faro en la zona de Baña.

El ingeniero Ángel Camón fue el primero en presentar un proyecto para su construcción, pero fue rechazado y finalmente la obra se le encarga a Lucio del Valle. En primero de noviembre de 1864 se enciende la luz del Far de la Banya por primera vez.

El nuevo faro

Precisamente otro primero de noviembre, pero esta vez del año 1978 se apaga definitivamente su luz al ser sustituido por una nueva torre más acorde con las necesidades del momento.

El viejo faro comienza entonces a deteriorarse y su estado es cada vez más preocupante hasta que finalmente las autoridades deciden tomar cartas en el asunto y en 1984 comienzan los trámites para su rehabilitación, al serle reconocida importancia histórica.

Además de funcionar como faro, en 1992 se aprueba que se abra en las instalaciones del mismo un restaurante y un bar para aprovechar el reclamo turístico que supone pero poco tiempo después se cierran ambos negocios debido a unas obras y no se vuelve a sacar la concesión.